5 razones por lo que somos hinchas de mamá, la DT que nunca nos cambiará

Nuestra guerrera, nuestra capitana, nuestra DT… ¡esa es mamá!  Si algo nos enseña todos los días es a no rendirnos, a dejar todo en la cancha, a luchar todas las pelotas como si fueran las últimas, a que el partido no se acaba hasta el pitazo final. ¿Cómo no ser primero hinchas de mamá con tantas enseñanzas?

Se preocupa por tu salud

Un buen técnico nos quiere en forma, por eso trabaja con un preparador físico, un nutricionista y hasta un médico. Mamá puede ser todo eso a la vez. Sabe qué vitaminas y proteínas necesitas, se preocupa porque duermas bien, qué medicamentos tomar y cómo curarte si tienes una lesión. Y si hablamos de alimentación, con mamá no hay pierde porque su sazón es como la camiseta de nuestro equipo favorito: ¡no la cambiamos por nada!

Tiene autoridad para dirigir

Si no tienes autoridad para dirigir a tus jugadores, no puedes ser técnico. A mamá no le falta carácter ni personalidad para decirte las cosas como son cada vez que cometes errores. Acuérdate del clásico “¡Ahora me vas a escuchar!” o el “Ahora vas a saber quién soy yo”. Claro, luego se lo agradecemos porque así corregimos y mejoramos nuestro rendimiento.

Comprende los buenos y los malos resultados

Es habitual escuchar al DT decir: “es mi responsabilidad, la culpa no es de los jugadores”. Con mamá pasa algo muy parecido. Mientras te esfuerces y dejes todo en la cancha, siempre comprenderá tus resultados así no sean positivos. Fiel a su estilo te seguirá regalando consejos hasta que cometas menos errores. Y si el arco todavía no se te abre, tranquilidad, que a diferencia de un DT que mueve sus piezas,  mamá nunca te cambiará en su equipo. Siempre serás su jugador estrella.

Saca la mejor versión de nosotros

Aunque no seas el mejor jugador, siempre hay cualidad que podemos explotar gracias a la “mano” del DT.  Mamá también la tiene, y no exactamente es la mano dura que muchos conocemos; se trata de motivación constante y consejos para mostrar nuestra mejor versión en el terreno de juego y en la vida. De pronto, con un poco de esfuerzo te das cuenta de que ¡sí se puede! Que has podido ingresar a la universidad, ganar una beca o hacer un gol de chalaca. Aquellos logros también saben a goles. ¡Goles que son amores!

Te pide “Cabeeeza”, al estilo Gareca

¿Lograste tu objetivo? Ahora toca cuidar el resultado. Al estilo Gareca, mamá también te va a recomendar que tengas “cabeza” para decidir mejor en la vida, manejar tus emociones y equivocarte menos. Si te repite la frase “te vas a acordar de mí siempre”, tómalo con calma; porque si hay alguien que conoce tus fortalezas y debilidades mejor que nadie, es mamá, tu DT de toda la vida.

Este 13 de mayo dile: ¡Gracias mamá por tanto! Demuéstrale porqué eres su hincha número uno y régalale muchos abrazos de gol. Recuerden juntos todos los logros obtenidos gracias a sus consejos. Sorpréndela con algún platillo favorito. ¿Qué tal un pardos brasa en familia? ¡Feliz día a nuestras mejores DT! ¡Porque el amor de mamá es igual de grande que una copa del mundo!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *